Transportadoras electromagnéticas contra neumáticas.

All

La transportadora electromagnética es la mejor opción para la mayoría de las aplicaciones

El desafío:

A la hora de elegir entre transportadoras electromagnéticas y neumáticas, la transportadora electromagnética es sin duda la mejor opción para la mayoría de las aplicaciones. Hay varias opciones para elegir un sistema de apoyo, no obstante, esta decisión dependerá en gran medida de la aplicación requerida.

Los sistemas de transporte neumáticos se consideran ruidosos, sucios, con frecuencia tienen fugas, son menos fiables y, además, es necesario cambiar las piezas más frecuentemente. Los sistemas de transporte electromagnéticos, por otro lado, pueden tener una vida útil de hasta 25 años y ofrecer un rendimiento de la inversión más rápido, ya que reducen el tiempo de inactividad durante las labores de limpieza y mantenimiento.

Nuestra solución:

Aunque son excelentes para aplicaciones de vacío, con frecuencia son poco fiables debido a que las piezas se desgastan muy rápido, mientras que los derrames de productos embolsados es otro factor limitante.

Los sistemas de transporte electromagnéticos son capaces de satisfacer eficazmente muchos de los requerimientos de producción modernos, por ejemplo, productos alimenticios y bienes de consumo, que requieren una manipulación suave y tiempos de producción rápidos, además de estrictas normas de higiene incorporadas en todos los diseños de maquinaria de Cox & Plant, lo que en estos ‘nuevos tiempos normales’ es más importante que nunca.

Resultados:

El principal beneficio de utilizar transportadoras electromagnéticas es el nivel de ruido más bajo  durante el funcionamiento. Este es un campo en el que los productos de Cox and Plant ofrecen una experiencia sin igual, nuestro exclusivo controlador del sistema de transporte ha sido diseñado para reducir de manera significativa los niveles de ruido de las transportadoras vibratorias a tan solo 55 dB(A), prácticamente el mismo nivel que una oficina.

Nuestros sistemas pueden utilizarse para controlar cualquiera de nuestras transportadoras electromagnéticas, reduciendo los niveles de ruido a un nivel tan bajo que deja de ser necesario utilizar protectores auditivos.

La legislación estipula que el nivel actual de ruido en un lugar de trabajo es 85 dB(A), pasado este nivel es necesario que los operarios utilicen protectores auditivos. Se cree que los niveles de ruido superiores a 85 dB(A) ocasionan daños auditivos incurables.